AM Inicio
AM

Top 5 de las preocupaciones de una novia en el “Día D”: cómo remediarlas

Manejar el stress de la novia. Foto de Fran Russo

¡Dentro de algunas semanas, algunos días, algunos largos días interminables te vas a casar! ¡Sí, estamos hablando de ti! ¡Y sabes mejor que nadie por qué no duermes más, debido a ciertos temores que te preocupan! A menudo son similares en muchas novias, así que no te preocupes…

Stress del probado del vestido de novia. Foto de Fran Russo

1. El vestido de novia: ¿Me quedará? ¿Está demasiado ajustado? ¿Demasiado holgado? ¿Quedará terminado a tiempo? ¿Le gustará al novio? Toma en cuenta que si te gusta el vestido, te sienta bien, es cómodo, vas a irradiar y tu prometido no podrá sucumbir a tu belleza! Y no te preocupes por el peso que no puedes perder (¡a pesar de dos meses de dieta impuesta por ti misma!), el vestido ha sido creado para hacer relucir tu figura, por lo que los kilos de más pasarán desapercibidos! Si te preocupa que el peso varíe demasiado las últimas semanas antes de tu boda, programa una prueba final a tu vestido en ese momento para identificar los retoques finales. ¡No hay razón para que te estreses tú sola si no tienes noticias de tu modista o tienda y llamas, incluso hostigas, con la idea de compartir tu ansiedad y tal vez hasta transmitirla!

Organización del matrimonio: ¡maneja los detalles! Foto de One Day Event

2. Los detalles de la organización: ¿Se me ha olvidado un invitado en la mesa? ¿Los niños de honor dejarán sus zapatos en el armario? ¿Terminarán la decoración a tiempo? ¿Cómo manejar una cancelación de última hora? Tienes que aprender que hay algunas cosas que debemos delegar en el “Día D”! ¡Es esencial sentirse (lo más) serena posible en este día! Si hay cancelaciones, no te preocupes, una persona de tu familia se encargará de saber qué sucedió y cómo solucionarlo! No caigas en la obsesión por este tipo de detalles y concéntrate en los que realmente integran tu boda, la atención a tus invitados en el día de la boda te será recompensado. ¡Nadie señalará los detalles de la organización!

3. “I’m singing in the rain…“, casarse bajo la lluvia, mi boda bajo la lluvia… Nos detenemos allí, tú entiendes la idea, si el tiempo ha decidido ser caprichoso en el Día D, ¡es imprescindible plantear una solución de repuesto! De hecho, con las inclemencias del tiempo, es bueno tener en cuenta un plan B si quieres hacer el cóctel (y/o cena) al aire libre: un claustro, la apertura de un salón, la instalación de una lona… Consulta el tiempo 48 horas antes de la boda (es insuficiente asesorarte sólo 48 horas antes, a sabiendas de que ya has registrado la página del tiempo en los favoritos de tu computadora y has monitoreado el clima, por lo menos, desde 4 semanas antes de su boda).

¡Boda lluvia, matrimonio feliz! Foto de Sophie Delaveau

También anticipa la salida de la iglesia, usando un paraguas XXL para que cubra tu vestido. ¡Y nada de carros convertibles! ¡Unas pequeñas botas de lluvia son bienvenidas para dar un toque humorístico y distraerse del imprevisto meteorológico! Obviamente, debes prepararte psicológicamente para escuchar 12.000 veces al día el dicho: “boda lluviosa, matrimonio feliz!” y evita parecer completamente hastiada!

4. Es bueno también que tge tranquilices con los proveedores: llámalos el día antes confirmando por última vez su hora de llegada para coordinar la recepción y, especialmente, para asegurarse de que no, que no arruinarán el Día D (sí, esto no está lejos de la psicosis, ¡pero siento en ti esa pequeña llama de la desesperación que suena la alarma y te impide estar tranquila!).

¡Boda organizada, matromonio exitoso! Foto de Fran Russo

5. ¡El miedo de olvidar las cosas! ¡Está en todas partes! Zapatos de novia, velo, boda ¡…la solución es hacer listas! Escribe listas, otras listas, relee las listas, se rascó el As raya progresivamente cada línea (¡es un inmenso sentimiento de satisfacción personal al momento de borrar un elemento de la liste, yo te lo aseguro!), y es seguro no se te olvidará nada! Porque no puedes contar con tu prometido para pensar en todo, ¡gran error!

Antes del Día-D, te puedes relajar... Foto de Click & Wed

¡Y sobre todo respira! Cada una de las “pequeñas” preocupaciones mencionadas anteriormente tiene su correspondiente solución, pero hay otros secretos para relajarse: el mayor es el de la organización por adelantado. Cuanto más pronto comienzas la búsqueda, tendrás menos cosas que se acumulen en el último momento que se puedan convertir en una urgencia, lo cual obviamente generará estrés. Es una de las razones por las que los planificadores de bodas son tan realmente necesarios.

Otro secreto: ¡exterioriza tus miedos! Habla con tu novio, tus padres, tus amigos, ellos estarán allí para escucharte y ayudar con sus perspectivos consejo. Finalmente un último secreto: ¡duerme bien! La fatiga tiende a aumentar la tensión. Si sientes un poco de ansiedad, no dudes en venir a nuestro foro bodas! Entre otros secretos, algunas de ustedes pueden dar asesoramiento, esto te permitirá considerar con más serenidad los momentos finales previos a tu boda!

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Comentarios (2)

uk_we
noviembre 13, 2012

Creo que debo contratar un planificador.

Responder
bride_678
noviembre 13, 2012

Afortunadamente mis invitadas son las mejores consejeras.

Responder

Escribir un comentario

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en mas de 19 países. Más información